¿Por qué ahorrar energía?

¿Por qué ahorrar energía?

Medidas de ahorro y uso eficiente de la energía eléctrica

El uso de la energía eléctrica ha tomado mayor fuerza desde hace unos años, siendo cada vez más indispensable para el funcionamiento de la mayoría de dispositivos de trabajo, entretenimiento, comunicación y hasta para el uso doméstico y la vida cotidiana, esta energía ha sido diversificada haciéndola más versátil pero a su vez más fundamental, ya que es una energía fácil de transportar y, sobre todo, se puede transformar fácilmente en otros tipos de energía: mecánica, luminosa, calorífica, química. Lo que ha hecho, como mencionamos anteriormente, que la utilicemos para casi todo.

Un ejemplo perfecto de ello es el uso que le damos en nuestros hogares, donde la usamos para la mayoría de las actividades de primera necesidad, la empleamos para iluminar, calentar, enfriar, cocinar, conservar el estado de la comida en los refrigeradores, entretenimiento, comunicarnos, etc. Todo esto solo dándole uso solo en nuestro hogar sin contar con nuestra área laborar y hasta en ámbito de la salud.

Aparentemente la energía eléctrica es limpia, ya que donde se consume no emite humos y es silenciosa. Sin embargo, su producción, transporte y distribución genera importantes impactos ambientales, tanto es así que la producción de electricidad representa una de las principales causas de destrucción de nuestro medio ambiente al depender mayoritariamente del uso de recursos no renovables y del constante aumento del uso de esta energía y de la dependencia del mismo.

La producción eléctrica a partir de combustibles fósiles genera, entre otros efectos, la emisión de óxidos de nitrógeno y dióxido de carbono, uno de los causantes del efecto invernadero y principal responsable del cambio climático. Esto es especialmente importante si tenemos en cuenta que España es actualmente el país de la UE que más se aleja de su objetivo de Kyoto.

En comparación con los años 90s e inicio de los 2000, las emisiones de dióxido de carbono se han incrementado en grandes porcentajes desde esas fechas hasta la actualidad, a pesar del compromiso por mejorar esta situación que ha tenido España con este tema y que últimamente han tomado medidas más fuertes para lograr una reducción del consumo energético en aérea industrial.

Sin embargo, cada vez utilizamos más electricidad. En la Región de Murcia su consumo ha crecido en los últimos años por encima de la media nacional, estando cerca de una cifra por encima del 100% de consumo. Buena parte de este crecimiento se debe al incremento de la demanda del sector doméstico motivado, entre otros, por el aumento de sistemas de calefacción y refrigeración y la presencia de aparatos electrodomésticos en el hogar siendo esto cada vez más común y hasta necesario para las familias de hoy en día.

El consumo dependiente y el derroche energético suponen contribuir innecesariamente al deterioro ambiental de nuestro planeta en forma de cambio climático, lluvia ácida, residuos nucleares e incremento de la contaminación, consecuencias que ya en el pasado eran una teoría y en la actualidad es parte de la nuestra realidad, siendo así cada vez más imprescindible reducir nuestro consumo energético, mejorar la eficiencia energética y dejar nuestra huella ecológica, tomando conciencia de las consecuencias ambientales que produce nuestra forma de vida hoy en día.

La aplicación de medidas de ahorro y uso eficiente de la energía eléctrica en el sector doméstico podría suponer una reducción de hasta un 35% en nuestra factura eléctrica manteniendo un nivel de comodidad equivalente al que tenemos ahora. Hacer un uso racional de la energía supone, además de un beneficio para la economía doméstica, colaborar en la protección ambiental de nuestro planeta, dos razones perfectas para unirse al ahorro energético.